En aquest apartat del nostre portal volem donar-vos a conèixer històries reals de personatges històrics que tingueren relació entre Catalunya i Mèxic, així com articles d'historiadors professionals al respecte de la història comuna d'ambdos països. Os animamos a participar de nosotros enviándonos vuestros textos

sábado

1862: Don Lázaro de la Garza murió en Barcelona

El Obispo de Ciudad de México en 1862, Don Lázaro de la Garza murió en Barcelona camino de Roma, después de haber sido expulsado de su México natal el año anterior por el gobierno de Juárez. Extraemos del semanario "La Verdad Católica" de Cuba, varios fragmentos de este acontecimiento curioso de la historia que hermana México y Catalunya.
"En el vapor correo que salió de nuestro puerto ayer 4, marchó para la Península, con destino ulterior á Roma, el Ilmo. Sr. Dr. D. Lázaro la Garza y Ballesteros, Arzobispo de Méjico. Acompaña a S. Ilma. en su viaje el Sr. Canónigo D. Salvador Zedillo. No dudamos que el Padre Santo, en medio de sus angustias y tribulaciones, recibirá grandísimo consuelo viendo en la ciudad eterna al primero de los Obispos Mejicanos, cuyas virtudes ensalzó tanto Su Santidad en la última Alocución al Sacro Colegio..."
" Por el último correo de la Península se tienen noticias detalladas de la llegada á España y permanencia en Cádiz del venerable Arzobispo de Méjico, que por espacio de un año residió entre nosotros (Cuba) después de ser expulsado de su diócesis, y que tan acreedor se hizo al aprecio y respeto de cuantos tuvieron el gusto de tratarle, así por su acendrada piedad como por la afabilidad de su carácter. El Ilmo. Sr. D. Lázaro La Garza y Ballesteros llegó a Cádiz el 24 de Enero prócsimo pasado, siendo recibido al desembarcar por el Sr. Canónigo secretario de aquella diócesis. el fiscal eclesiástico y el Sr. Consul de Méjico, y conducido en silla de mano á casa de la familia del Sr. Secretario de este obispado, Monseñor Sanchez, en cuya casa se alojó desde luego. Poco después de su llegada á Cádiz, recibió el Sr. Arzobispo un parte telegráfico de Roma en que se le indicaba que se detuviese por algún tiempo en España á causa de lo riguroso de la estación en la ciudad eterna, hacia la cual se dirige el ilustre Prelado. Este recibió, el dia 6 de febrero, otro parte anuncíandole que podia continuar su viage, y en tal virtud debia embarcarse para Italia el 16 del pasado".
"Los numerosos amigos que dejó en La Habana y en la vecina villa de Guababacoa el Ilmo. Sr. D. Lázaro de la Garza y Ballesteros, digno Arzobispo de Méjico, verán con doloroso interés los siguientes pormenores relativos á su enfermedad que extractamos de los periódicos de la Península recibidos por el último vapor correo: "Anoche, dice el Diario de Barcelona del 28 de febrero, nuestro Ilmo. Prelado tuvo noticia de que el Excmo. é Illmo. Arzobispo de Méjico se hallaba enfermo á bordo de uno de los vapores que hacen tráfico en la costa de Levante. Constituyóse en seguida S.E.I. al puerto para recibirle, y enterado del estado del ilustre enfermo, prévia consulta facultativa, dispuso que fuese trasladado á su palacio episcopal, como así se hizo en la mañana de ayer, debiendo ser transportado en una camilla á causa del estado grave en que se hallaba dicho Excmo. é Ilmo. Sr. Arzobispo, quien se dirigía a Roma á asuntos de su diócesis. Inútil es decir que S.E.I. es objeto de los mas cuidadosos desvelos por parte de nuestro Ilmo. Prelado y de sus familiares". 

El mismo periódico, en su número de 1º de Marzo, añade lo siguiente: "Ayer tarde la campana mayor de la Catedral anunció la noticia de haber presentado S.M. la Reina, para ocupar la silla de Gerona, al Ilustre D. Constantino Bonet, canónigo penitenciario de nuestra Santa Iglesia. Como casualmente anteayer se hallaba enfermo de algun peligro el Excmo. e Ilsmo. Sr. Arzobispo de Méjico, varias personas se dirigieron al palacio episcopal creyendo iba á viaticarse a éste anciano prelado; mas pronto supieron el verdadero motivo de echarse á vuelo la campana. Dicho Sr. Arzobispo se hallaba ayer notablemente mejorado, y á continuar así, dentro de pocos dias podrá dejar la cama". No tardaron en desvanecerse tan alhagüeñas esperanzas: en efecto, el propio Diario publicaba el siguiente suelto el 2 de marzo: "Anoche, habiéndose agravado la enfermedad del Ilmo. Sr. Arzobispo de Méjico, hubo de administrársele el Santo Viático. 
Su Señoría Ilma., en su profunda humildad, rogó con vivas instancias que se verificase este religioso acto con sencillez, y sin nada de ostentación; y tan solo por complacer al paciente, accedieron nuestro Excmo. Prelado é Ilmo. Cabildo á omitir la solemnidad y la pompa que se acostumbra en semejantes ocasiones. Sin embargo todos se hicieron el deber de asistir á este acto como particulares, y dar con esto una muestra del aprecio y veneración que profesan al ilustre paciente. Dios quiera consolarle con su gracia en el duro ostracismo que está sufriendo. Su Ilma. se llama D. Lázaro de la Garza, y es un anciano de cerca de ochenta años, que recuerda muy bien la dominación española de aquel país, ahora tan desventurado. Le acompañaban un Sr. Canónigo secretario y un solo paje. Su Ilma. no ha admitido mas cama que unas simples tablas". Por último La España, del 5, citando al Pensamiento Español, inserta lo siguiente: "El alivio que segun anunciábamos ayer, había experimentado el Sr. Arzobispo de Méjico, no ha continuado. Por el contrario, el digno prelado ha sufrido un recargo de tanta consideracion, que los facultativos que le asisten temen por su preciosa existencia. En la noche del sábado se le admnistró el Santo Viático, cuya ceremonia, á ruegos suyos, se verificó sin ningun género de ostentación, á pesar de los deseos del Ilmo. Sr. Obispo de Barcelona, y cabildo de aquella santa iglesia catedral. Pero si oficialmente no se desplegó pompa alguna, el acto se verificó con el mayor lucimiento, porque acudieron como particulares cuantos en otro caso lo hubieran hecho de oficio. Las amarguras que el ánimo de S.I. ha sufrido de verse desterrado de su diócesis, las que experimenta cada vez que recibe noticia de los atentados de que es víctima una parte de sus ovejas, así como los extravíos de otra parte de ellas, han hecho un daño irreparable en su corazón de padre, y mas que los achaques de la impiedad. Por su mandato, que ha tenido que ser obedecido, está S. I. postrado en una tarima, sin mas abrigo que una manta de lana. - Si Dios en sus altos juicios llama á sí al venerable Sr. Lagarza, los que están hoy recibiendo tan sublimes ejemplos de humildad y paciencia, exclamarán al ver volar al cielo su bendita alma: pretiosa in conspectu Domini mors sanctorum ejus" -.
"Tenemos que anunciar una sensible pérdida: el Excmo. é Ilmo. Sr. D. Lázaro de la Garza y Ballesteros, Arzobispo de Méjico, gran canciller d ela distinguida Orden mejicana de Guadalupe, pasó a mejor vida el dia 11 del corriente á las diez de la noche. [...] El 11 del corriente, á las diez de la noche menos cinco minutos, despues de haber pasado todo el dia implorando las divinas misericordias y recitando afectuosas jaculatorias que enternecian á cuantos le rodeaban, despues de haber bendecido á su patria y especialmente á su diócesis, entregó el alma al Creador. 
Su cadáver, después de haber sido conducido por varias calles de esta capital, precedido de las siete Comunidades mas antiguas, de los alumnos internos del Seminario conciliar y del Ilmo. Cabildo catedral, y seguido de nuestro Excmo. é Ilmo. Prelado, del Ilmo. Sr. Obispo de Antequera (Méjico), de los Excmos. Sres. Capitan General, General segundo cabo, Gobernador civil, del Excmo. Ayuntamiento, de los catedráticos del Seminario y de la Universidad literaria, y de algunas otras corporaciones, fué depositado en la tumba destinada para los Obispos forasteros (parece que estaba en el Coro). Muchos de los espectadores que se agolpaban para ver pasar el cadáver del virtuoso Arzobispo no podian menos de exclamar: He aquí un Santo". 
Los restos del Arzobispo La Garza fueron repatriados a México en 1887, y sus cenizas descansan en la capilla de la Purísima de la Catedral de la Ciudad de México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada